Averías en la bomba de agua del coche
4106
post-template-default,single,single-post,postid-4106,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

Averías en la bomba de agua del coche

Averías en la bomba de agua del coche

 

pexels-photo-787472

Buena parte de las averías en carretera se producen en los desplazamientos de verano, sobre todo en los vehículos de más de 10 años. ¿El problema? El sistema de refrigeración, particularmente las bombas de agua. Son averías que suelen afectar al motor y generar desperfectos costosos de reparar. Por eso es tan importante el mantenimiento preventivo.

La función de la bomba de agua es hacer circular el líquido refrigerante del motor hacia el radiador para que el motor esté siempre en su temperatura óptima de trabajo (95ºC). Un funcionamiento inadecuado o avería puede tener serias consecuencias en el motor. Por eso hay que revisar el sistema de refrigeración y la bomba de agua en el mantenimiento preventivo que confíes a los profesionales de Herramar. Sobre todo, antes de las vacaciones de verano, estación que estamos a punto de estrenar.

La combustión que se produce en el interior de un motor térmico somete a las piezas mecánicas a temperaturas muy elevadas. Para garantizar una temperatura correcta, el motor cuenta con un circuito de refrigeración compuesto, principalmente, por el radiador, la bomba de agua y el termostato.

Los conductores pueden controlar la temperatura de funcionamiento del motor mediante el indicador del cuadro de instrumentos. Cabe recordar que la temperatura ideal a la que suelen trabajar los motores de combustión es de 95ºC, aunque algunos automóviles modernos pueden superar los 100ºC sin mayor peligro.

Principales averías de la bomba de agua

Son las relacionadas con las pérdidas de líquido refrigerante y pueden derivar en un fallo motor o en la rotura de la correa de distribución. Para detectar una posible avería en la bomba buscaremos un eventual goteo de líquido refrigerante o ruidos metálicos cuando el motor esté a ralentí. Si lo vemos, es recomendable acudir lo antes posible a un taller de reparación.
Es clave utilizar el líquido refrigerante correcto para cada vehículo además de revisar con frecuencia la bomba y del circuito de refrigeración. A veces, la sustitución de la correa de distribución también puede provocar una avería en la bomba de agua. Si se tensa demasiado, puede provocar un esfuerzo extra en el giro hasta que la bomba, poco a poco, vaya cediendo y provocando una fuga de líquido o produciendo rozaduras en las palas de la hélice.

No Comments

Post A Comment