¿Cómo evitar la carbonilla en el motor?
4100
post-template-default,single,single-post,postid-4100,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

¿Cómo evitar la carbonilla en el motor?

¿Cómo evitar la carbonilla en el motor?

mechanics-424130_640

Uno de los servicios más demandados por particulares en talleres en la actualidad tiene que ver con la avería de las válvulas EGR a causa de la acumulación de carbonilla en el motor. Dicha acumulación se debe generalmente a dos aspectos. Por un lado, el incremento notable de vehículos diésel, los cuales cuentan con un sistema muy complejo para la expulsión de gases contaminantes. Dicho sistema provoca que los residuos de carbonilla acumulados en los conductos del vehículo sean mayores. 

Y, por otro lado, las normativas de límites de velocidad. En muchas ciudades, sobre todo de gran tamaño, el límite de velocidad en determinadas calle es de 30 kilómetros por hora. Hasta hace no muchos años, cuando la velocidad apenas estaba controlada, la gran mayoría de vehículos llevaban a cabo su propio efecto limpieza al dar grandes acelerones, limpiando con ello las válvulas EGR y el tubo de escape. 

¿Qué hacer para evitar la carbonilla en el motor?

Hay una serie de medidas que conviene adoptar para evitar este problema. Lo primero y más importante es evitar por todos los medios circular con el motor a bajas revoluciones ya que así solo se consigue aumentar la cantidad de carbonilla acumulada en las válvulas EGR. En el caso de los vehículos de diésel, lo ideal es circular a entre 1700 y 1800 revoluciones por minutos. Si el coche es de gasolina, alrededor de 2500 rpm. 

En segundo lugar, es recomendable es conducir también fuera de la ciudad. Hay que tener en cuenta que aquellos vehículos que solo circulan por entornos urbanos son mucho más propensos a acumular grandes cantidades de carbonilla. 

Además, en trayectos largos de vez en cuando se puede rebajar la marcha a la que se debe utilizar, logrando con ello aumentar el régimen de motor. Así se consigue descargar buena parte de la carbonilla, al tiempo que se evita que se acumule nueva.

Si necesitas los servicios de un taller de calidad profesional, en Renault Herramar estaremos encantados de atenderte. Somos un centro Renault en Madrid de confianza, con un equipo de grandes profesionales a tu disposición.

No Comments

Post A Comment