Comprar en un concesionario oficial|Herramar
3699
post-template-default,single,single-post,postid-3699,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

¿Por qué comprar tu Renault en un concesionario oficial?

comprar coches baratos madrid

¿Por qué comprar tu Renault en un concesionario oficial?

Está claro que, si existe la posibilidad, el consumidor buscará comprar coches baratos en Madrid. Pero la cuestión es saber dónde, cómo dar con establecimientos que ofrezcan todas las garantías. Por supuesto, la primera opción en este sentido son los concesionarios oficiales como es el caso del nuestro. En este nuevo post del blog vemos algunas razones de peso para apostar por esta opción antes que por ninguna otra.

Seguridad: a la hora de comprar un coche hay que apostar por establecimientos que nos den confianza antes, durante y después de los trámites de compraventa. Ya se trate de un automóvil kilómetro cero, de uno seminuevo o de uno nuevo. Lo mejor es dejarlo todo en manos de un concesiorario oficial como Herramar.  

Facilidad en los trámites: ten en cuenta que, si compramos un coche a un particular, el papeleo correrá por nuestra cuenta. En cambio, en los concesionarios oficiales somos nosotros los que asumimos la tarea para que el cliente no se tenga que ocupar de nada. Dicho de otro modo, confiar en un agente autorizado es la forma de tener la certeza de que todo está bajo control.

Precio: si compramos a un particular hay que asumir el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. En un concesionario, solo el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Garantía: comprar el coche a un particular puede suponer que, ante incidencias futuras, tengamos problemas para reclamar. Venir a un concesionario oficial, en este caso de Renault, es disfrutar de una garantía que nos respalde. Además, en este tipo de establecimientos el cliente tiene la absoluta certeza de que todos los vehículos han sido convenientemente revisados por profesionales.

Blindaje anti fraude: comprando a un particular siempre existe la posibilidad de ser víctimas de un fraude. Por ejemplo, en lo relativo al kilometraje del coche. En los concesionarios te damos el llamado “libro de revisiones”, verificando y garantizando el kilometraje que marca el coche.

Financiación: si se compra el coche a un particular y no se dispone de recursos económicos suficientes, habrá que buscar alternativas para financiar la compra. Algo que no pasa en los concesionarios ya que suele haber más facilidades de pago.  

Atención personalizada: en los concesionarios el cliente recibe un trato profesional por parte de especialistas del sector que saben indagar en sus necesidades para dar con el vehículo adecuado.

¿Aún tienes dudas de por qué venir a concesionarios oficiales?

No Comments

Post A Comment