El cambio automático y el manual
4085
post-template-default,single,single-post,postid-4085,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

Ventajas e inconvenientes del cambio automático frente al manual

Ventajas e inconvenientes del cambio automático frente al manual

button-1838430_640

España se mantiene a la cola en la demanda de cambios automáticos si nos comparamos con nuestros vecinos europeos. Las razones son varias: un precio más elevado que el de los coches con cambio manual, averías más costosas y un mayor gasto de combustible. De todos modos, se está notando un cambio de tendencia y poco a poco este tipo de transmisión empieza a ganar peso.

En algunos casos, los cambios automáticos llegan a superar en rapidez y consumo a los manuales. Además, pueden ofrecer una conducción deportiva similar a un cambio manual cuando incluyen la opción de cambio secuencial con levas en el volante. Hace décadas, las marcas ofrecían cajas de cambios automáticas en sus modelos de gama alta y algunos de gama media con cuatro velocidades. Primaba la lentitud en los cambios de marcha, un mayor gasto de combustible y una menor eficacia en la frenada. Hoy día vemos una nueva generación de cambios automáticos más suaves, más rápidos y más eficientes en consumo. De hecho, muchos modelos premium ya solo se venden con cambio automático.

Tipos de cambios automáticos

  1. Los cambios automáticos por convertidor de par: estos dominaron el mercado en la última década por su estructura sencilla y resistencia. Antes eran bruscos al hacer el cambio de engranaje, pero hoy son más suaves, ofrecen un mayor número de marchas y menor consumo, ofrecen la opción de utilizarse en modo secuencial. Una opción recomendable asociada a motores de alta cilindrada.
  2. Caja de cambios manual pilotada: es en sí una transmisión manual, pero con un sistema de embrague interno que evita que tengamos que pisar el pedal de embrague. Por lo general responde de manera muy similar a uno manual, pero con cambios algo más lentos y menos precisos. En Herramar te recordamos que son cómodos de usar, eficientes en el consumo y aprovechan con efectividad el freno motor.
  3. Caja de cambios por variador continuo (CVT): aparecen especialmente en los modelos híbridos. Apenas producen retención, lo que ayuda a mantener el motor en el régimen de potencia máxima para conseguir la mayor aceleración y un consumo constante. Sus desventajas son el precio y  el mayor coste de reparación que los manuales en caso de averías.
No Comments

Post A Comment